Etiquetas

,

La ultima leccionSi hay un libro que me marcó, ese fue “La última lección“, de Randy Pausch. Si hay un vídeo que me impresionó y sobre el que pensé y pensé durante días, ese fue el de la Conferencia “Cómo realizar los sueños de tu infancia“, de Randy Pausch, en la Universidad Carnegie Mellon.

Estoy convencida de que muchos habréis oído hablar de él, o habéis visto ese vídeo del que os hablo, hace años quizá, y quizá gracias a las cadenas de información que las redes sociales nos facilitan gracias a su opción de “compartir”.

Para aquellos que no sepáis quién es, Randy Pausch fue profesor de Ciencias de la Computación, trabajó para Electronic Arts (EA), para Walt Disney Imagineering… Pero independientemente de lo que diga su currículum, Pausch fue mucho más. Creo firmemente que hay gente destinada a tocarte el corazón, a calmar tus heridas con sus palabras aún sin saber que lo hacen. No les hace falta conocerte. Su mensaje vuela por sí sólo y aterriza en la pista tu alma para trastocarla y hacer que te replantees absolutamente toda tu vida. Es un momento mágico. O quizá yo soy una sensiblera. Pero para mí, lo fue. Mágico.

Con cáncer de páncreas, 10 tumores en el hígado, unos cuantos meses de vida por delante, y una familia maravillosa con hijos pequeños, Randy sabía que no iba a poder enseñarles todo lo que unos padres deben enseñar a sus hijos: caminar por la vida. El bien, el mal, darles consejo, secarles sus lágrimas… Él sabía que no contaba con un futuro para eso. Pero de momento, había algo que ni el cáncer podía quitarle: el presente. Y mientras siguiera con vida, tendría la oportunidad de minimizar tan doloroso final. Aprovechó para ello esa conferencia. Sabía que se grababan, y era una ocasión fantástica para mandarle un mensaje a sus hijos. “Si yo fuera pintor, habría pintado sobre ellos. Si yo fuera músico, habría compuesto música. Pero soy profesor, así que di una lección.” Eso nos dice en la introducción de su libro, y sí señor, qué gran lección.

Muchos califican su libro como si fuera de autoayuda. Puede que sí, pero para mí, esté errada o no, no lo es. Es un libro de vida. De la vida de un hombre que la amaba pese a todo. Es su historia. Las enseñanzas de un padre a sus hijos. Que nos ayude o no, no es la intención. Es la magia del que llega a tocarnos el corazón. Del león herido que aún quiere rugir.

Bien, estas conferencias llamadas “La última lección”, son una práctica que se ha ido convirtiendo en habitual en las universidades estadounidenses. Para prepararlas, los profesores deben considerar su muerte y reflexionar sobre la vida, y sobre lo que les resulta más importante. ¿Qué mensaje queremos mandar al mundo si supiéramos que nos moriremos mañana? Para Randy no era un mero ejercicio de suposiciones. Para él, sí era la última lección. Aunque podía renunciar a impartirla, era algo que le motivaba. No sólo se trataba de una despedida de su familia laboral, sino que era una especie de vehículo para el futuro. Cuando sus hijos crecieran y se preguntaran: “¿Cómo era mi papá?” El vídeo de esa conferencia les daría todas las respuestas. Lo que no podía imaginar Pausch, es que ese vídeo y/o libro también daría respuesta a las preguntas de miles de personas. Él no quería hablar de la muerte, o de la enfermedad. Él quería hablar sobre la vida.

Durante más de una hora y media; a lo largo de unas 230 páginas, Pausch nos cuenta de la manera más alegre y optimista posible, su vida, sus sueños, cómo los alcanzó, cómo alcanzarlos. Es un canto a la vida de un hombre que la perdía. Y todo empieza con una lista de deseos de cuando era pequeño:

“MIS SUEÑOS DE LA INFANCIA:
– Estar en la gravedad cero,
– Jugar en la NFL,
– Ser autor de un artículo en la Enciclopedia Mundial,
– Ser el capitán Kirk,
– Ganar animales de peluche,
– Ser un creativo de Disney.” 
 

No quiero contaros más específicamente sus enseñanzas porque no quiero quitaros el gusto de descubrirlas poco a poco de la mano del propio Randy. Así que os dejo con él🙂 Espero que disfrutéis de sus palabras. Realmente merecen la pena.

(En este vídeo, si nos os aparecen los subtítulos, tenéis que activarlos en el segundo botón de la derecha. No obstante, hay muchos enlaces en Youtube divididos en varias partes.)