Etiquetas

, , , , , , ,

Sameroff, ArnoldComo os comenté cuando publiqué la entrada sobre Arnold Sameroff, conseguí comunicarme con él vía e-mail. No puedo decir otra cosa sino lo amable y atento que ha sido conmigo, respondiendo y tratándome con mucho respeto.

Si habéis leído otras entradas que he publicado sobre diferentes profesionales, recogidas en la página “biografías”, sabréis que me despierta mucho interés conocerles más “personalmente”. No me basta con leer las teorías o trabajos que firman. Me gusta ver cómo se acaban conectando unos nombres con otros, y qué les llevaba a estudiar la resiliencia y lo relacionado con ella.

Concretamente sobre Sameroff, fue imposible incluso encontrar su año de nacimiento. Pero sí su contacto. Y contacté. De primeras, se disculpó por la demora. Me comentó que está jubilado, que ya no realiza más estudios de investigación. Pero, ¿cómo llegó a la resiliencia?

Los temas de investigación son frecuentemente accidentes determinados por quién es tu profesor o quién está en la oficina de al lado. Me convertí en Psicólogo del desarrollo en la Universidad con una creencia especial en el estudio de la teoría de Piaget sobre el desarrollo infantil. En mi primer puesto académico conocí a Melvin Zax, un psicólogo clínico interesado en cómo la enfermedad mental de los padres afecta al desarrollo temprano. Hicimos un estudio longitudinal de los hijos de mujeres con esquizofrenia y depresión y encontramos, para nuestra sorpresa, que la mayoría de los niños estaban bien. Al mismo tiempo conocí a Norman Garmezy, que era profesor visitante, y le escuché hablar sobre el desarrollo de competencias en lugar de sobre la enfermedad mental, lo que me metió en el tema de la resiliencia. Lo que descubrimos fue: (1) que si querías predecir la enfermedad mental, la pobreza era mejor predictor que la enfermedad mental de los padres, y (2) que si querías predecir la salud mental, la competencia general en personalidad, académica, comportamiento social, era un mejor predictor que un talento especial para la resiliencia. Una buena presentación de este punto de vista es el artículo “Magia Ordinaria” de Ann Masten, estudiante de Garmezy.

Sameroff tuvo la amabilidad de adjuntarme en su e-mail este artículo de Ann Masten, que compartiré con vosotros en cuanto lo traduzca, y otro documento: una biografía suya escrita hace un tiempo por Steven Bennett, con el fin de que pudiera darme mucha más información.

Ese documento, titulado “South Pass” y publicado en 1996 en “Signal”, el boletín informativo de la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente, nos cuenta qué llevó a Bennett a escribirlo.

Su interés por los conceptos relacionados con el desarrollo, le llevaron a buscar a Sameroff en una reunión del SRCD en Indianápolis en la primavera de 1995. ¿Por qué a él? Por el artículo que os comenté de 1975 junto con Chandler, sobre el modelo transaccional de desarrollo. De hecho, nos cuenta que Sameroff era un hombre tan solicitado, que fue difícil encontrar un sitio tranquilo en el hotel donde pudieran conversar.

Sameroff pasó sus primeros años en Queens, pero junto con su familia se mudó a Detroit. Asistió a la Clark University, donde residía el gran psicólogo del desarrollo Heinz Werner. Gracias a él, Arnold conoció, y se impresionó, con los primeros informes que escuchaba sobre las teorías de Piaget. Lo atractivo de Piaget era lo “provocativo” de sus experimentos, lo que resultó embriagador para un estudiante de primero de carrera. No obstante, Sameroff se acabó trasladando a la Universidad de Michigan por ser más grande y barata, y donde continuó su interés por las Matemáticas y por la Psicología. Esto tenía mucho que ver con su fascinación por la literatura Marxista, y una sólida tradición de izquierdas de sus padres, que emigraron de Rusia. La doctrina enseña que hay etapas en la sociedad que se desarrollan de acuerdo a las leyes, y Sameroff vio que estas reglas de pensamiento Marxista eran explícitas en Piaget, y en base a esto comenzaron sus investigaciones en Psicología del desarrollo.

No quería extenderme mucho más pero, en cuanto pueda, os compartiré el documento traducido, por si os interesa la trayectoria de Arnold Sameroff.

Ah sí, ¿su fecha de nacimiento? El 20 de abril de 1937, en Nueva York.