Etiquetas

, , , , , , ,

Richard_Davidson_

Richard Davidson en la conferencia Mindfulness y Bienestar en el trabajo.

El Dr. Richard Davidson, neurocientífico y fundador del Center for Healthy Minds, ofreció una charla en la conferencia sobre Mindfulness y bienestar en el trabajo, donde dio las cuatro claves para potenciar el bienestar.

Sí, Davidson explica que el bienestar es una habilidad y, por tanto, puede ser practicada y fortalecida. Esta conclusión es la base central de un trabajo de investigación por el que se identifican los cuatro componentes que conforman el bienestar:

1.- Resiliencia.

2.- Perspectivas.

3.- Atención.

4.- Generosidad.

Como veis, cuatro componentes que últimamente han sido objeto de la atención científica. “Cada uno de ellos, tiene sus raíces en los circuitos neuronales, caracterizados por su plasticidad, así que sabemos que si hacemos ejercicio, estos circuitos se fortalecerán. La práctica de estas habilidades puede ayudar a promover mayores niveles de bienestar en nuestras vidas.”

1.- RESILIENCIA

Qué más decir. No podemos evitar que ciertas cosas nos pasen, pero sí cómo respondemos ante ellas. Según investigaciones realizadas por Davidson y su equipo en su CHM, “los individuos que muestran una recuperación más rápida en ciertos circuitos neurales claves, tienen mayores niveles de bienestar. Estos circuitos pueden alterarse por la práctica regular y sencilla del Mindfulness.” Sin embargo, a diferencia de los otros componentes del bienestar, esta práctica necesita mucho tiempo, no es algo que vaya a suceder rápidamente, pero desde luego es muy importante y motivadora.

2.- PERSPECTIVAS

Cuando Davidson habla de perspectivas, se refiere a la capacidad de ver lo positivo en los demás, de saborear las experiencias positivas. A diferencia de la resiliencia, las investigaciones sí indican que las prácticas simples de bondad y meditación sobre la compasión, pueden alterar los circuitos neuronales con bastante rapidez. En un estudio de 2003, se vio cómo con 30 minutos de práctica al día durante 2 semanas, se vieron cambios en el cerebro, cambios que predijeron un comportamiento amable y servicial.

3.- ATENCIÓN

Según un estudio de Harvard, las personas pasan un promedio del 47% de su vida sin prestar atención a lo que están haciendo. Solo con que ese porcentaje se redujera aunque fuera un 5%, se produciría un gran impacto en productividad y, por supuesto, en estar, estar con otra persona y escuchar profundamente.

La calidad de la atención es tan importante que Williams James, en su famoso Principios de Psicología le dedicó todo un capítulo. Dijo que la capacidad de traer de vuelta voluntariamente una atención errante una y otra vez, es la raíz misma del juicio, el carácter y voluntad. De hecho, una educación que agudice la atención sería la educación por excelencia.”

4.- GENEROSIDAD

De nuevo, investigaciones demuestran que cuando las personas se involucran en comportamientos generosos y altruistas, se activan circuitos del cerebro claves para fomentar el bienestar. Esta activación es más duradera que la que se produce ante incentivos como ganas un juego o premio.

Cuando nos involucramos en prácticas de bondad y generosidad, estamos reconociendo y fortaleciendo una cualidad que tenemos desde el principio, desde que nacemos.

A través de la conformación intencional de nuestra mente, podemos dar forma a nuestro cerebro de manera que estos cuatro componentes fundamentales para el bienestar se fortalezcan. Así, podemos asumir la responsabilidad de nuestra propia mente.”

 


 

Fuente: http://greatergood.berkeley.edu/article/item/the_four_keys_to_well_being