Etiquetas

, , , , ,

En 1978, el Dr. Gabriel Smilkstein, diseñó un instrumento con el que poder analizar el estado funcional de la familia a través de la percepción que tienen de ella sus propios miembros.

¿Por qué llamarla así? Simplemente por hacer honor a la prueba APGAR de evaluación de recién nacidos de la Dr. Virginia Apgar. Es un instrumento en el que se evalúa el estado del bebé a través de 5 factores (aspecto, pulso, irritabilidad, actividad y tono muscular, y respiración) en una escala de 0 a 2, siendo el 2 la puntuación máxima. Después, se suma el resultado de los 5 factores, obteniendo una puntuación total que oscila entre 0 y 10. Basándose en este nombre, el Dr. Smilkstein conseguía además que su prueba fuera bastante fácil de recordar. Pero el juego que nos da su nombre no termina aquí, porque realmente el  Doctor consiguió crear un acrónimo identificando 5 de las funciones familiares que consideraba más importantes con cada una de las letras. Esto es:

Adaptación  –  Participación –  Gradiente de recurso personal (Crecimiento)  – Afecto – Recursos

Adaptación: capacidad de usar recursos intra y extra familiares a fin de resolver problemas en situaciones de crisis.

Participación: implicación de los miembros en la toma de decisiones y responsabilidades familiares.

Gradiente de recurso personal (Crecimiento): logro alcanzado en la maduración emocional y física, y en la auto-realización alcanzada gracias al apoyo y al asesoramiento entre los miembros de la familia.

Afecto: relación de amor, cariño, respeto y atención existente entre los miembros familiares.

Recursos: compromiso de dedicación a los demás miembros familiares, en cuanto a espacio, tiempo, recursos económicos…  Atendiendo necesidades emocionales y físicas.

Así pues, el APGAR familiar es una prueba realizada a modo de cuestionario formado por 5 preguntas, aunque si buscáis por la web, encontraréis diferentes adaptaciones del cuestionario. Pues bien, el encuestado debe señalar el grado en el que percibe estas funciones dentro de su unidad familiar. El puntaje oscila, para cada uno de los 5 factores, entre 0 y 4 puntos, siguiendo una clasificación de cinco opciones que varía de “nunca” a “siempre”. Os muestro aquí un ejemplo del APGAR familiar para adultos.

Apgar familiar adultos

La interpretación del puntaje obtenido es la siguiente:

  • Función familiar normal: 17-20 puntos.
  • Disfunción leve: 16-13 puntos.
  • Disfunción moderada: 12-10 puntos.
  • Disfunción severa: 9 puntos o menos.

En la última revisión de la prueba, realizada por la Dra. Liliana Arias, se añadieron un par de cuestiones que hacían referencia a los amigos como posible recurso en caso de resultados de disfuncionalidad familiar.

1.- Estoy satisfecho con el soporte que recibo de mis amigos/as.

2.- ¿Tiene usted algún/a amigo/a a quien pueda buscar cuando necesita ayuda?

También existe un cuestionario adaptado a niños y niñas a partir de 8 años de edad. Cada pregunta se puntúa de 0 a 2, pudiéndose obtener un total final de 10 puntos. Es el siguiente:

Apgar familiar infantil

La interpretación del puntaje obtenido es la siguiente:

  • Función familiar normal: 7-10 puntos.
  • Disfunción moderada: 4-6 puntos.
  • Disfunción severa: 0-3 puntos.

Podéis encontrar más información de esta prueba en el siguiente enlace:

http://www.scielo.org.bo/scielo.php?pid=S1726-89582014000100010&script=sci_arttext

Anuncios